En la besuguería

—El fenómeno fan.
—¿Fanómeno fen?
—Fenómeno fan.
—¿Feng shui?
—No te enteras. Muy sui generis tú.
—Sí, generis causa.
—Más bien causa perdida.
—Será por la pérdida de memoria.
—Me moría, pero resucité.
—¿Resucitaste de entre los muertos?
—Bueno, los muertos de hambre.
—Supongo que hambre de gloria.
—Gloria que espere.
—Para la espera una sala.
—Una sala el zorongollo y la otra la dorada.
—Imagino que a la espalda.
—Sí, de espaldas al sol.
—Sol de justicia entonces.
—De justicia que se imagina ciega.
—¿Ciega de bastón?
—Sí, pero de bastón de mando.
—Mando del ejército pues.
—Del ejército de salvación nada menos.
—¡Por la salvación de las almas!
—¡Y por las almas en pena!.
—A esas, ¡pena de muerte!
—Ojo, que la muerte tenía un precio.
—Como el precio de la fama.
—Y la fama, ¿qué se guarda?
—Al guarda de seguridad.
—Eso es seguridad privada.
—Para privada la libertad.
—¡Libertad de cátedra!
—Cátedra universitaria, imagino.
—Yo imagino una universitaria modelo.
—De acuerdo. ¿Modelo el barro?
—Venga, pero el barro primigenio, ¿eh?
—Genio a secas, de lámpara.
—Pues que sea de araña.
—¡De araña lobo!
—Y el lobo aullando, como si lo viera.
—Si es a la luna…
—A la luna de agosto.
—Pues en agosto, cerrado.
—¿Cerrado por descanso?
—Claro, descanso bien merecido.
—Merecido homenaje vamos a darles.
—O menaje de cocina.
—Para cocina, la de la abuela. Así, a vuela pluma, como pluma estilográfica.
—¿Estilo novela gráfica?
—No, novela negra.
—Negras las dos velas que te voy a poner.
—¿Son de la rambla?
—Si, de la negra flor
—¡Oh, flor de otoño!
—No, otoño cultural.
—¡Cultura al poder!
—¡Y el poder al exilio!
—¿Un exilio político? Sería entonces un político comprometido.
—Claro, comprometido con la causa.
—Entonces,causa y efecto.
—Efecto dominó más bien, pero dominó la situación.
—Situación crítica entonces.
—No, crítica musical.
—Del musical del rey león, como si lo viera.
—Bueno, del león del atlas.
—¿Del atlas de las nubes, quizás?
—No, nubes de tormenta.
—Serían de verano.
—No sé, en el verano estábamos en la playa.
—No sería una playa desierta.
—Desierta estaba la plaza.
—¿La de armas?
—La de armas tomar.
—Vamos a tomar la última.
—Venga, ¡última llamada!.
—Vaya llamada de atención
—¡Atención, atención!
—¿Atención al cliente?
—Dígame, el cliente siempre tiene la razón.
—¡Razón de más!
—Venga, pues, !más madera!
—¿Madera de barco?
—Sí, de barco pirata.
—¿Del pirata Patapalo?
—Podría ser, palo con gusto no duele.
—Si no duele es que está sano.
—¿En su sano juicio?
—Eso sería en el juicio final.
—Vaya final, fenómeno.
—Lo que te decía.
—¿El qué?
—El fenómeno fan.

2 respuestas a “En la besuguería”

  1. Un genialidad! 👏👏

    Le gusta a 1 persona

  2. Genial!!! Y te deja con ganas de más

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: