En el país de los hámsteres

Es el hámster en la rueda que, sin saberse atrapado, corre más rápido, más rápido, sin llegar a ningún lugar.

Soy el hámster en la jaula que cuando ve una rueda más grande y preciosa de lejos,  se excita, se estresa y se cambia de rueda. Y después vuelve a la nada porque ya no le parece tan preciosa ni tan grande.

Eres un hámster en una rueda sin dirección; en el día de la marmota, que quiere salir y no puede, porque la inercia le lleva. Porque ninguna rueda le lleva a donde quiere ir. Porque dentro de la jaula, ¿es llegar o es solo andar? 

«En mi país cuando uno corre tanto llega a otro lugar», dice Alicia. A lo que la reina  le replica: «Aquí, como ves, se tiene que correr a toda velocidad simplemente para seguir en el mismo sitio. Y si quieres llegar a otra parte, debes correr el doble de rápido». 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: