Aún no he muerto

Me suelta y me aprieta, me ahoga y me da aire, me da más espacio que nadie. Me lleva a un baile, entre yugos y caminos que no necesito. Sexo, drogas y un pecho marchito, con dos tiritas. Sin palpito. Mientras yo, un tóxico apósito, a propósito.


Me lleva por senderos que son incógnitas, a encrucijadas que se hacen poemas. Poemas que solo hay que escribir, leer y romper de una vez; no por ego, no por amor propio. Es obvio, por amor, opio.

Eso es la vida, según la entiendo yo, basada en la libertad, de la cual no soy libre. Basada en la impermanencia, en la cual permanezco.

Pero que coño sabré yo, si aún no he muerto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: